domingo, 20 de diciembre de 2015

Adiós 2015


Otro añito más que se nos va, es tiempo de balances de mirar un poquito para atrás y mucho
hacia delante. Tiempo de proyectos y de ilusión.

A pesar de que he disfrutado toda mi vida del campo tengo que reconocer que estos últimos años han sido los mejores. He llegado a la conclusión que disfrutar de la Naturaleza tratando de integrarte en ella interfiriendo lo mínimo posible no puede compararse a nada, y la fotografía es el instrumento que te permite hacer eso y recordar con ella situaciones y momentos inolvidables.

Han sido miles de fotos las tomadas este 2015, y quería hacer un resumen eligiendo diez fotos que de alguna manera reflejasen lo que ha sido para mí este año que se va, y que de alguna manera tengan un significado especial.

La primera es un homenaje a mi amigo Javi con el que he aprendido a hacer un tipo de fotos diferentes. Un recuerdo de esas subidas de un kilómetro y pico cargados hasta las trancas y hundiéndonos en la nieve por encima de las rodillas hasta llegar al destino que nos habíamos marcado, y una vez allí ver a un Águila real bajar desde lo alto de una ladera con las alas replegadas como veíamos en los documentales del inolvidable Félix, fue algo que nunca olvidaré. 


La segunda foto tiene un doble significado, el primero un paréntesis que desde hace varios años nos tomamos Mary y yo en ese paraíso tan diferente de nuestra tierra y que es Fuerteventura. El segundo es el inicio de la época de las mariposas, mis insectos favoritos, aunque a nuestro regreso aún faltarán unas semanas para que renazcan en nuestra provincia. Así pues la foto de la Monarca (Danaus plexippus) tan lejos de sus orígenes pero aclimatada en Fuerteventura como cualquiera que llegue a esta tierra cumple con ese propósito.


La tercera va dedicadas a la primavera, y hablando de primavera, hay que hablar de flores. Decir que hay una flor más bonita que las demás no tiene sentido, pero sí que puedo decir que personalmente entre las que más me llaman la atención están las Orquídeas, esas minúsculas maravillas. Elegir una entre ellas también sería difícil, por lo que tomamos ésta al azar, se trata de una de las más llamativas, la Oprhys apifera.


Con la cuarta llegamos al verano y en esa época el mar es uno de nuestros destinos. Fotografiar en la costa y en las playas tiene algo especial, hay que buscar días que no sean propicios para tomar el sol, o buscar horas un tanto intempestivas para estar tranquilos, ya que normalmente buscaremos una luz especial para hacer largas exposiciones en que consigamos un agua sedada y un cielo en movimiento. 


Pero no solo el verano nos ofrece lo anterior. Es la época en que podemos preparar un bebedero para aliviar un poco a nuestros vecinos alados y a esto va dedicada la quinta fotografía. Un pequeño estanque nos proporcionará momentos inolvidables contemplando a los animales que acuden a beber o bañarse, ya que no solo es utilizado por las aves, sino también por pequeños mamíferos. Es el momento de tomar fotos de alguna especie que por lo general se muestra esquiva en otras condiciones. Fueron más de 20 las especies que este año acudieron al pequeño estanque que les preparamos, así que eligiendo una me decanto por el Pito real, que estuvo tan cerquita que apenas me cabía en el encuadre.


Cuando vives en el campo empiezas a ver cantidad de animales que viven a tu alrededor, ves de lejos sus costumbres, y aprovechándote de esto localizas lugares donde tienen querencia a acudir bien sea por la situación o por la comida. Tuvimos la suerte de encontrar uno de estos lugares y a él va dedicada la sexta fotografía.  Acercarse de vez en cuando y pasar un rato contemplando a estos interesantes vecinos ha sido y es muy gratificante, ya que son muchos y variados los que acuden, algunos esporádicamente, otros casi siempre, así que en este caso el homenaje es para el más fiel el Busardo ratonero.


La séptima también tiene que algo ver con la anterior, aunque en este caso el protagonista no tiene plumas sino pelo, y doy fe de que tiene un pelo precioso. El Zorro es uno de mis animales favoritos, y a éste le llevaba intuyendo desde hacía semanas, pero solo veía su rastro, ya que acudía por la noche, así que hace unos días decidí esperar lo que fuese necesario, y ya entre dos luces con esa luz especial apareció y se quedó mirando hacia donde yo estaba. Fueron unos pocos segundos pero suficientes para que pudiese tomarle unas cuantas fotos, de las cuales esta es la que más me gusta.


La octava está encuadrada dentro del Otoño. Que fotógrafo se resiste a fotografiar los hayedos, y si vivimos en una provincia como León donde tenemos los hayedos más bonitos y extensos de nuestra península, pues no hace falta decir más. Al igual que con las demás fotos hay que elegir una, y en este caso me decanto por ésta de un hayedo próximo a Riaño, que cuenta además con un precioso río que baja haciendo cascadas a encontrarse con el padre Esla.


La novena va dedicada a otra escapada que venimos realizando los últimos años en Otoño al Sistema Central en busca de las Monteses. Este año ha sido especial, pues además disfrutamos con la compañía de dos amigos, Javi y Pepe. Aunque parecía que al principio las condiciones meteorológicas no eran las ideales, niebla, agua y mucho aire, el día siguiente amaneció casi despejado y con aire, lo cual fue un cambio radical que nos permitió meternos entre las cabras y traernos unos cuantos gigas de fotos de monteses, ésta es una de ellas.


Con la décima poco a poco hemos ido completando el ciclo y llegando otra vez al invierno, es tiempo de comederos que cumplen un cometido parecido al de los bebederos estivales, pero a los que acude alguna especie nueva. Toca pasar frío, pero lo compensa el ver a las aves bajar a comer las golosinas que les ponemos, y el tratar de conseguir alguna foto diferente. Los fondos juegan un papel quizá más importante que en otras ocasiones, pues hay que aprovechar los verdes restantes combinados con los tonos ocres que ofrecen aún algunos árboles de nuestros bosques. El elegido en este caso ha sido el Trepador azul que ha bajado a recoger una pipa de girasol y que antes de llevársela ha ofrecido una de sus poses características.


Y esto ha sido todo, quedan muchas fotos y muchos momentos que no están aquí representados, pero que poco a poco irán apareciendo en el blog, así que espero que os haya gustado.


Con esa humilde felicitación quiero desearos lo mejor para este 2016 que se nos viene encima. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario