lunes, 30 de abril de 2018

Orquídeas 1ª parte: Ophrys

Orquídeas 1ª parte: Ophrys


Por fin llegó la primavera, la monotonía de color que hay en
nuestros campos empezará poco a poco a cambiar y en pocos días lo que antes eran tonos marrones se cambiarán por verdes salpicados de todos los colores imaginables.


Se acerca el tiempo de las Orquídeas, nuestra flor favorita. Dicen los expertos que existen entre 20000 y 30000 especies de orquídeas en el mundo, la mayoría en zonas tropicales, de las que seguro todos conocemos alguna ya que son comercializadas por su belleza, y aunque nuestras orquídeas son mucho más pequeñas, no tienen nada que envidiar a sus exóticos  parientes.


En la península Ibérica tenemos unas 90 especies, casi todas se caracterizan por su pequeño tamaño que muchas veces las hace pasar desapercibidas, pues pocas de nuestras Orquídeas sobrepasan los 30 cms de altura, algunas tienen una floración en espiga y su conjunto las hace algo más visibles, mientras que otras solo tienen unas pocas flores y tan pequeñas que apenas llegan a los 2 cms en su dimensión mayor.


Identificar a las orquídeas entre otras plantas no resulta difícil una vez que las has visto, pero sí que "poner nombre" a determinadas especies puede resultar complicado para los que no somos expertos, ya que hay subespecies, endemismos, hibridaciones y diferentes apariencias sobre todo de color dentro de la misma especie. 
     
Hay un par de entradas en el Blog en las que hablo de esta planta, pero tenía ganas de dedicarlas una específica, aunque para no hacerla muy larga prefiero dividirla en tres partes, y empezaré dedicando la primera a una de nuestras favoritas, las orquídeas del género Ophrys, de las que aún me quedan algunas especies por localizar y fotografiar, así que espero seguir completando esta entrada en el futuro.

Por lo general las flores de las orquídeas son más complicadas que otras flores, siendo las Ophrys de las más complejas, por lo que hacernos con las nomenclaturas de al menos las partes importantes de la planta es básico para consultar una guía e identificarlas.


El tamaño de las plantas de este genero de Orquídeas oscila entre los 15 y los 30 cms y pueden tener hasta una docena de flores.

Las flores de las Ophrys se caracterizan por la forma de su labelo que recuerda al cuerpo de un insecto, y en ello basan su reproducción, ya que al no producir néctar necesitan atraerles mediante ese aspecto parecido que ayudado por el olor que producen, similar a las feromonas que segregan las hembras de algunos insectos consiguen engañarles para que las polinicen. Esto va dirigido generalmente a machos de himenópteros, produciéndose la polinización cuando se posan en ellas intentando copular. 

Muchas Orquídeas viven casi ocultas entre la vegetación que las rodea, y quiero aclarar que así están tomadas las fotos, en su entorno natural sin modificarlo, y esto lo hago por dos motivos, el primero es el respeto a ese entorno, y el segundo es que si lo preparásemos para tomar la foto supondría descubrir la planta y eso podría condicionar su supervivencia.


Y ya sin más empezamos por las que no ofrecen lugar a dudas en su identificación, por ejemplo la Ophrys speculum. No se parece a ninguna otra y además es una de las Orquídeas más pequeñas y más bonitas.





La Ophrys lutea es otra de las Orquídeas fáciles de identificar, su tono general amarillento la hace inconfundible





Hay otras dos especies muy parecidas la Ophrys tenthredinifera y la Ophrys ficalhoana, incluso algunos consideran a la segunda una subespecie de la otra. Las diferencias básicas en que debemos fijarnos son las indicadas en la foto siguiente, ya que dentro de esas especies pueden variar algo los colores.


Éstas son fotografías de Ophrys tenthredinifera





Y estas otras de Ophrys ficalhoana





Para mí la más bonita de este género es la Ophrys apifera, sus colores suaves y la apariencia de risueño muñeco de su labelo la hacen muy llamativa.





Otras dos complicadas (para mí) de diferenciar son la Ophrys incubacea y la Ophrys sphegodes. Me parecen totalmente iguales y aunque me imagino que habrá más diferencias, yo las distingo por las dos cosas que señalo en la foto de abajo, ya que todo lo demás está sujeto a cambios de forma y color. 


Éstas son fotografías de Ophrys incubacea.





Y éstas otras de Ophris sphegodes.





La Ophrys castellana entiendo que es una subespecie de la O. sphegodes, y el color de los pétalos y lóbulos permiten diferenciarla.





Por último de momento la Ophrys scolopax muy parecida a las anteriores pero fácilmente diferenciable por sus pétalos alargados y delgados.





Como decía al principio nos quedan aún unas cuantas Ophrys para completar esta entrada, pero eso es una de las cosas más entretenidas que tiene fotografiar orquídeas, el buscarlas, y esperamos ir encontrándolas poco a poco.


La siguiente entrada será sobre las orquídeas antropomorfas, sus flores son de lo más simpático semejando figuras en las que queremos apreciar rasgos humanos.


De momento esto es todo, espero que os haya gustado y hasta la próxima. 

2 comentarios:

  1. Joder,joder, perdona por la expresión Victor pero no es para menos. Maravillosas y preciosas Orquídeas y además en su entorno natural, excelentes fotografías y excelente reportaje al completo. No se puede pedir más.
    Las Orquídeas siempre me han causado un gran respeto, admiración y nunca me he atrevido con ellas.
    Un saludo Victor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan, me alegro que te haya gustado. Son plantas muy especiales que nos tienen enganchados y a pesar de que te pasas el día tirándote al suelo, cuando sale alguna foto buena compensa.

      Eliminar