martes, 23 de octubre de 2018

Momentos especiales



Después de unos meses en que he tenido el Blog abandonado, quiero proseguir
con una serie de entradas describiendo algunos de esos "momentos especiales" que surgen cuando estamos en contacto con la Naturaleza observando y fotografiando a los animales de nuestra fauna.





Cuando tienes tiempo y pasas una gran parte de él disfrutando de lo que más te gusta, en mi caso la Naturaleza, esos días en que se dan "situaciones especiales" aumentan y aunque siempre serán menos que los días "chungos", si que hacen que compensen a estos con creces.



Si vas en busca de un determinado animal y consigues verle es ya de por sí un triunfo, pero a partir de aquí se generan situaciones que aunque siguen siempre las mismas pautas, el 99% de las veces habrá pequeñas diferencias que las hará más o menos interesantes, y esas pequeñas diferencias harán que un episodio normal, pase a ser algo que para el autor puede ser muy especial, sobre todo si lo culminas obteniendo la foto buscada.



Normalmente cuando ves fotografías de animales pueden parecerte bonitas o feas, normales o diferentes, técnicamente perfectas o todo lo contrario, incluso si la persona que la está viendo entiende del tema puede imaginar cómo se ha hecho, pero lo cierto es que excepto el autor nadie puede llegar al fondo del espíritu de la instantánea, pues solo él sabe cómo se logró, y la historia que se condensa detrás de ella.


La foto de un animal es el resultado de una situación buscada, y los que practicamos este tipo de fotografía hacemos miles que pasan a engrosar nuestro archivo, pero algunas de esas fotos tienen ese significado especial por la forma o el momento en que han sido tomadas, y son esos momentos en que hemos tomado esas determinadas fotos los que quiero compartir en las siguientes entradas al blog.


Lógicamente no sabes cuando puede surgir una de esas ocasiones, que por otro lado siempre estás buscando, pero un porcentaje alto casi siempre se produce cuando estás recechando a un animal. 

Ese término tan empleado en el argot cinegético, persigue en fotografía un fin diametralmente opuesto al de la caza, y podríamos dividirlo en cinco fases: búsqueda, localización, acercamiento, culminación (fotografía) y alejamiento para no interferir en la actividad del sujeto.


Este rececho incruento tan rotundamente diferente al que se hace cazando, pondrá a prueba nuestra habilidad y nos demostrará la diferencia tan notable que existe entre alguno de nuestros sentidos y los de los animales, pues nuestra vista, olfato, y oído, comparados con los de ellos nos deja en una inferioridad manifiesta, que tendremos de compensar enfrentando nuestra "inteligencia" contra su "instinto", para tratar así de igualar nuestras posibilidades y conseguir aproximarnos lo suficiente a ellos sin que nos detecten para poder tomar esa foto buscada, pero aunque a veces lo logremos lo cierto es que ellos nos siguen ganando la mayoría de las veces.



Es por eso que una foto cercana de un animal conseguida recechándole tiene ya de por si algo muy especial, y además casi siempre ese momento especial se dará cuando consigas esa proximidad con el sujeto, y aquí obviamente la suerte juega también un papel importantísimo, pues salvo que tengas un súper equipo deberás haber conseguido sobrepasar, o al menos llegar, al límite de su distancia de seguridad hacia el hombre sin que te haya detectado. El poder mirarle a los ojos es algo único que no tiene precio.



Pero no necesariamente es preciso poder conseguir un primer plano para que se produzcan situaciones especiales. A veces observar y fotografiar a determinados animales aunque sea a gran distancia y a los que no puedes, o sobre todo, no debes acercarte bien sea por su condición de protegido, o por la imposibilidad de hacerlo sin que te detecte, ya que lo harías huir y le pondrías en una situación peligrosa para él al hacerle abandonar la zona que controla, puede depararnos también momentos inolvidables.



Aunque en menor medida cuando tienes un hide, también surgirán momentos especiales que harán que una determinada sesión sea diferente a las otras.



Por último en otras ocasiones, y posiblemente debido a la falta de contacto con los humanos, a veces en nuestro recorrido nos cruzamos con un animal que no desconfía de nosotros, y esto que desgraciadamente se da tan pocas veces, nos permitirá pasar momentos inolvidables viendo su comportamiento y tomando fotos a distancias mínimas.


Por supuesto que estos casos no tienen nada que ver con las fotos que podamos tomar a animales controlados o en semi-libertad, que aunque nos dan la posibilidad de hacer fotos que en condiciones normales podrían haberse conseguido en situaciones excepcionales, todo se quedará en una experiencia que puede tener momentos interesantes, muy entretenidos, pero siempre carecerá de ese "momento especial" del que vengo hablando.


No cabe duda que hay otras situaciones que generan momentos especiales en la fotografía de Naturaleza, aquí he descrito algunos que para mí son los más comunes, así que de momento aquí termino esta especie de preámbulo, y en breve iré contando la historia de alguna de estas y otras fotografías.

Como anticipo, la siguiente entrada y primera de esta serie, será para compartir una de esas situaciones especiales e inolvidables que viví con uno de los animales más desconfiados, y con razón,  de nuestra fauna, que además es uno de mis favoritos: el zorro.


Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

11 comentarios:

  1. Precioso reportaje fotográfico y preciosa narrativa, como siempre Victor.
    En todas tus explicaciones intenta uno sumergirse en esos extraordinarios momentos de captación de cada una de esas bellas imagines. Pero lógicamente como bien dices, solo la conoce su creador. Deben ser momentos maravillosos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan,
      Si alguna vez nos llega el "mal tiempo" por esta zona, aprovecharé para desarrollar un poco esta entrada, ya que con esta primavera otoñal que estamos teniendo solo apetece estar en el monte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. An incredible series of images accompanied by a fine narrative. Well done.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Thank you very much David,
      I am very happy that you like the post. I will continue developing it writing about the many moments lived in the mountain.
      Best regards

      Eliminar
  3. Enhorabuena por esta magnífica entrada!
    Las fotos son espectaculares.
    La naturaleza siempre nos os sorprende con momentos muy especiales, a veces irrepetibles!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Alberto,
      Me alegro que te gusten las fotos, siempre serán un recuerdo de esos momentos pasados que como bien dices son muchas veces irrepetibles.
      Saludos

      Eliminar
  4. Sin duda son momentos especiales que has captado de forma fantástica. Gracias por este paseo en plena naturaleza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario Montse.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Como es noma en tí las fotos buenisimas, pero si yo tuviera que escoger una, escogeria la foto en la que aparece una zorra persiguiendo un ave. Como verás mi desconocimiento es brutal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo, Si que fue un momento especial el de la foto que comentas. Ya te enseñaré la serie completa.
      Un abrazo

      Eliminar