domingo, 30 de diciembre de 2018

Balance 2018


Enfocamos la recta final de Diciembre de este 2018 que se va, y como otros
años llega hora de hacer balance de nuestras andaduras por el campo. Un año más hemos dedicado muchísimas horas a esa actividad que me tiene enganchado y que es la observación y fotografía de los animales y plantas de nuestro entorno, siempre ayudado y acompañado por Mary.

Este año que climatológicamente hablando podríamos considerar como normal por estas tierras, nos ha permitido disfrutar de los acontecimientos de cada estación.

Las nevadas caídas este año no solo llenaron los embalses, sino que mantuvieron los manantiales que a su vez propiciaron unos caudales normales en los ríos durante casi todo el año.



Como hace un año comenzaré este balance hablando de nuestro hide de rapaces que sigue estando a tope y cada vez son más los visitantes que a él acuden. Aunque los Milanos, tanto negros como reales, y Ratoneros son los más numerosos, otros parientes de ellos más solitarios siguen haciéndonos pasar ratos estupendos.
  



Los Aguiluchos laguneros ya se han establecido en la zona y este año criaron próximos al hide, lo que propició que tuviésemos visitas continuas de toda la familia.




Un grupo de Buitres leonados también se hizo habitual durante todo el verano, este año acompañados de tres Buitres negros tan poco habituales en nuestra provincia.



También nos visito un viejo Alimoche en su desplazamiento hacia zonas más cálidas.


En esta zona tenemos al menos una pareja de Águilas calzadas que lleva anidando por aquí ya varios años, y en éste se hicieron notar desde primeros de Abril con el consiguiente disgusto de las Urracas.


Tampoco nos faltó la visita del Águila real, este año fue una imponente reina la que nos visitó.


Finalmente nuestro querido zorro sobrevivió hasta ahora a los escopeteros, pero somos conscientes de que mientras esta gente no deje de salir al campo a condicionar la vida de los animales y del resto de personas que no compartimos sus prácticas, en cualquier momento puede cambiarle la suerte.


A pesar del entretenimiento y la facilidad de observación de las especies citadas que ofrecen los hides, nada es comparable a las salidas al campo a disfrutar buscando directamente a los representantes tanto de nuestra fauna como de nuestra flora, y aunque por razones obvias la mayoría de nuestras salidas las realizamos en nuestra provincia (León) a menudo realizamos escapadas a otras provincias en busca de determinadas especies.

Haciendo un recorrido estacional y comenzando por la Primavera, decir que en esta estación como en otros años y a pesar del tiempo que se supone deberíamos tener, una vez más se han quedado muchas cosas por hacer al no poder dedicar el tiempo que hubiese querido a cada una de ellas. Las paradas nupciales de determinadas aves, seguir visitando a nuestros animales favoritos,  atender los hides, y sobre todo aprovechar la floración de las Orquídeas, que este año fue espectacular, hicieron que los días dedicados a cada cosa se quedasen cortos.

Si empezamos por las aves, decir que esta primavera dedicamos varias salidas a observar y fotografiar a dos de las aves más llamativas que llegan en esta estación a nuestra tierra: El Ruiseñor pechiazul, y el Roquero rojo.

Referido al primero decir que siempre se nos habían resistido, pero este año por fin, no solo les localizamos sino que les hicimos un seguimiento ya que queríamos ver y fotografiar también a la hembra y a los jovencitos de esta especie, pues parece que la mayoría de la gente solo les da protagonismo a los machos.




Los otros protagonistas, los Roqueros rojos, vecinos de los pechiazules, nos permitieron además de admirar su colorido, tomar alguna fotografía.


Como decía fueron varios los días que dedicamos a esas especies, y de camino a la zona donde les teníamos localizados, siempre parábamos un rato para observar una gran colonia de Aviones zapadores que había en el camino. Esta colonia estaba situada en el corte de una ladera, y permitía su observación a distancia sin molestarles, y cuando los pollos crecieron era entretenido dedicar unos minutos viendo el ajetreo de los padres llevándoles comida, y como los pollos se la disputaban a la entrada del nido.


  
En esa zona de nuestra provincia abundan los corzos y mientras fotografiaba a un pechiazul se presento este ejemplar que al no verme me permitió disfrutar con su presencia un buen rato. 

  
Con otro de nuestros favoritos el Pájaro moscón no tuvimos tanta suerte como otros años, pues la escasez de eneas en las zonas que conocemos hicieron que la falta de material para construir el nido quizá les hiciese cambiar de sitio. Tan solo algún nido del año pasado restaurado nos permitió alguna observación esporádica de los mismos.


Los que no nos fallaron fueron los Abejarucos. La pequeña colonia que localizamos el año pasado y a la que ya dediqué una entrada, "éste es el enlace",  me volvió a hacer pasar unos momentos fabulosos, viendo el espectáculo de las cebas prenupciales hasta la culminación con las cópulas, momento en que doy por finalizada la observación para no causarles molestias durante el periodo de cría. Este año fueron tan solo seis sesiones repartidas en 15 días, pero suficientes para ver su dieta y conseguir las fotos que buscaba.


Decía que la floración de las Orquídeas fue espectacular, y a la búsqueda de estas flores empleamos muchas de las salidas de esta primavera. Ya las dediqué un par de entradas del Blog hace unos meses, por si queréis verlas estos son los links: "Orquídeas 1ª parte" y "Orquídeas 2ª parte".


Comenzamos la temporada con la visita a finales de Abril al pueblo de Almaraz en la provincia de Cáceres, allí nos sorprendió gratamente al ver la atención que dedicaban a esta plantas, disponiendo incluso de un centro de interpretación sobre ellas, donde amablemente nos facilitaron información detallada de las Orquídeas  que florecían en la zona y de su emplazamiento aproximado. Fueron un par de días estupendos fotografiando esas flores.


En nuestra tierra, mucho más fría, aún tardó unas semanas en explotar la floración y tengo que decir que nunca había visto una floración así, había orquídeas por todos los sitios, y en lugares donde teníamos localizados algunas docenas de ejemplares, este año había cientos, fue una gozada hacer tantos "cuerpo a tierra" para tomar fotos.


A pesar de ser un año en el que no faltaron las nieves, esto no evitó que durante el Verano el estiaje afectase a algunas zonas de nuestra provincia, por ejemplo la zona donde vivimos, por lo que los puntos artificiales de agua adquieren un protagonismo especial en esa época.


Es un buen momento para observar en esos lugares a  nuestros vecinos silvestres, y aunque el acarreo de agua es costoso, sobre todo físicamente, el ver como beben y se bañan todos los habitantes de los alrededores, compensa con creces el trabajo realizado.





Como es nuestra costumbre el camping en Asturias es nuestro destino semanal en Verano, y desde él hacemos alguna salida recorriendo los alrededores.


Es tiempo de descanso y aunque la fotografía queda relegada a segundo plano, no desperdiciamos ninguna oportunidad de utilizar la cámara, siendo las insectos los principales protagonistas en esta estación.




Es nuestra costumbre por esa época hacer un par de subidas a Espineres (Macizo del Sueve) para ver y fotografiar a los Asturcones, y este año volvimos a localizar por allí a un grupo de Gamos que el año pasado nos había fallado, pillando de lleno el momento en que liberan la cuerna de la piel aterciopelada que las cubre, y aunque su aspecto era un tanto siniestro presentando cuernas ensangrentadas con jirones de piel colgando, no dejó de ser interesante.



El verano pasa volando y el Otoño se nos viene encima con las propuestas más interesantes para los que nos gusta disfrutar en la Naturaleza. Es la época de celo de los grandes herbívoros, el tiempo de la siega de los prados de montaña que pone al descubierto a uno de nuestros animales favoritos, los Gatos, y el tiempo de disfrutar del colorido del monte.

Desgraciadamente para algunos de nosotros esta época coincide con la de caza lo que nos condiciona mucho las salidas a determinados sitios, ya que cada vez hay menos cazadores, que van siendo sustituidos por escopeteros sin escrúpulos, gentuza que no distingue una oveja de un rebeco y nos pone a todos en peligro cuando salen al campo. Esperemos que la evolución siga avanzando y poco a poco esta gente se vaya dando cuenta de que hay otras formas de disfrutar de la Naturaleza, y que quitar la vida a un animal nunca debería ser objeto de diversión.

En fin, para nosotros quizá el acontecimiento más importante de esta época sea la berrea. El celo del ciervo es espectacular y aquí en nuestra tierra es diferente al que se puede ver en las dehesas del sur, pues aquí casi siempre todo ocurre al amparo de la espesura del monte, y son los bramidos de los machos los que nos guían para descubrir al protagonista que solo dispone de un pequeño harén que defiende de otros competidores.


Resulta verdaderamente difícil acercarse a tiro de foto de estos animales, pues aunque ellos están solo pendientes de las hembras, éstas son muy desconfiadas y la mayoría de las veces nos descubrirán antes de habernos podido acercar lo suficiente. 


Unas semanas más tarde, ya entrado Noviembre son las Cabras las que empiezan con su celo, y aquí sucede todo lo contrario que con los venados. Los machos pasan de nuestra presencia, y las hembras son relativamente confiadas. Después de los madrugones y de los intentos fallidos con los venados, el meternos en medio de un rebaño de monteses es algo especial, y a ello dedicamos algunas salidas.


Pero si hay un animal que verdaderamente nos tiene enganchados en ésta estación, son los Gatos monteses. Estos animales son espectaculares, llegan a ser totalmente impredecibles y unas veces soportan tu presencia a pocos metros, y otras salen corriendo para ocultarse en el monte cuando estás a 200 metros de ellos.


Aunque siempre aprovechamos la ocasión para fotografiar cualquier animal que surja cuando estamos recechándoles, ellos son nuestros objetivos principales en Otoño.



La masificación ocasionada por agencias y por algunos fotógrafos en lugares clásicos donde hace unos años podías observar estos animales sin problema, hace que cada vez sea más complicado localizar ejemplares fuera de "esos trayectos". Personalmente no concibo este tipo de observaciones en masa, y siempre vamos buscando ejemplares en lugares que nos permitan disfrutar viendo los campeos de estos soberbios felinos con tranquilidad y molestándoles lo menos posible.


Venados, Cabras y Gatos no me han permitido este Otoño fotografiar los paisajes clásicos de esta época, teniendo que contentarnos con verlos de pasada hacia otros destinos, pues por temas familiares las salidas se vieron muy reducidas y quise aprovecharlas para buscar animales en vez de paisajes, ya que si todo sigue normal, estos estarán disponibles otra vez el próximo Otoño, pero no así muchos de los animales citados.

Por último el invierno, que cada vez llega más retrasado por aquí, condiciona mucho nuestras salidas que casi siempre son hacia la montaña. La nieve cambia el decorado de nuestros campos y mientras que nos permita desplazarnos seguimos saliendo a realizar nuestros campeos, buscando esas fotos de los mismos animales pero con un "decorado" que les hace destacar mucho más y hace ganar valor sentimental a las fotos tomadas por las dificultades añadidas que conlleva obtenerlas.


Salvo los Rebecos que parecen no tener problemas con la nieve, es una época delicada para casi todos los animales, y aquí hay que tener infinito cuidado de no molestarles cuando ésta merma sus posibilidades de moverse y alimentarse, teniendo en cuenta que ninguna foto justifica acosar a un animal en esas condiciones pues le puede ir la vida en ello.



Y hasta aquí un pequeño resumen de lo que fotográficamente este año ha representado, afortunadamente aún nos quedan muchas cosas que hacer en este campo de la fotografía de Naturaleza, con nuevos retos para los próximos meses, así que sin más solo desearos que el próximo año sea siempre mejor que este que se nos va.

Espero que os haya gustado y Felices Fiestas para todos.

6 comentarios:

  1. A fine review of the year in photographs. Your love of natural history is revealed for us all to see. Have a wonderful 2019 with similar success.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks a lot David. I wish you the best to the next year. Regards

      Eliminar
  2. Preciso reportaje amigo Victor. ¡¡Cuanta belleza!! Tienes mucha razón, existe mucha gente poco respetuosa con el monte y con la belleza de tantos animales. Ojala, toda esa belleza dure y perdure en el tiempo y otras generaciones venideras puedan disfrutarla. Ciertas actitudes deberían estar más duramente castigadas.
    Te deseo un Feliz Año y que el próximo y cerca 2019 podamos seguir disfrutando de semejante belleza.
    Un abrazo Victor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan. Como dices, Ojala que nosotros y las futuras generaciones podamos seguir disfrutando de lo único perfecto que hay en este mundo, La Naturaleza.
      Mis mejores deseos para ti y los tuyos en este 2019 que ya está a la puerta. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Espectacular este reportaje resumen del año, es una maravilla poder ver a todas las especies que has captado en tus fotos, muchas gracias.
    Víctor, te deseo un feliz año nuevo 2019!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montse. Te deseo también un Feliz año nuevo. Un abrazo.

      Eliminar