domingo, 4 de septiembre de 2016

Cuando el agua escasea

A mediados de junio montamos un pequeño estanque de apenas
1,10 x 1,80 m. con la idea de facilitar un poco la vida a las aves de la zona, pues el agua escasea por aquí en el verano, y pensamos que los Ratoneros, Milanos, y otras rapaces asiduas visitantes del hide pudiesen utilizarlo.


No sé si sería un problema o una suerte, que debido al acoso de unas cigüeñas que tienen sus nidos próximos al hide, la asistencia de rapaces fuese disminuyendo, sin embargo el "bebedero" fue aceptado plenamente por las pequeñas y medianas aves de la zona, tanto es así que durante estos meses las rapaces pasaron a segundo término.


Hace ya unas semanas que por fin las Cigüeñas se marcharon, y los visitantes asiduos del hide fueron volviendo poco a poco a la normalidad, pero esto no influyó en las pequeñas aves que siguieron acudiendo a beber cada vez en mayor número.


Fue una satisfacción ver y fotografiar a un Ratonero entrar a beber, ya que era lo que pretendíamos, pero lo mejor de todo es que el "bebedero" está siendo utilizado por cientos de pequeñas aves, algunas de ellas ni siquiera sabíamos que habitaban en esta zona, y el poder observar su comportamiento de cerca ha sido y sigue siendo algo fabuloso.






En cuanto a las fotos, la orografía del terreno no permitía una "posición del agua" ideal para la toma de fotografías, a no ser que hubiésemos hipotecado la asistencia y la toma de fotos de las rapaces, sin embargo unos posaderos colocados alrededor del pequeño estanque sin interferir con los de las rapaces, nos han permitido fotografiar tanto a los nuevos visitantes como a las rapaces.



Han sido muchas horas observando y fotografiando, soportando temperaturas muy altas en el interior del hide, pero de momento son ya 29 las especies catalogadas que hemos visto acudir a beber y bañarse, casi todas aves, aunque estamos seguros que hay otras que acuden a beber por la noche o en horas en que no estamos en el hide.

Quizá lo más interesante ha sido ver como varias especies compartían el bebedero, y comprobar cómo los jovencitos de la zona han ido saliendo adelante.




Éstas son algunas de las fotos tomadas durante estas semanas. Empezamos con esta familia de Alcaudones comunes que nos visitó al completo. 
  





Los Gorriones tanto chillones, molineros y comunes, han sido los visitantes más numerosos, especialmente los chillones, que acudían en bandos que a veces superaban los 50 individuos.





Los Gorriones molineros también son abundantes, y asiduos visitantes.




Y los Gorriones comunes, al principio escasos son ahora cada vez más abundantes.


Tres especies de Currucas también nos han visitado, La Curruca carrasqueña:



La Curruca rabilarga, la más pequeña de las Currucas que salvo por la longitud de su cola sería del tamaño de un Chochín estuvo  dando vueltas y conseguimos tomarla un par de fotos testimoniales:



Bastante más grande y mucho mejor modelo, la Curruca zarcera es uno de los visitantes asiduos al bebedero:



Muy parecido el Ruiseñor también acudía a beber



Jilgueros, Pardillos, Verderones y Verdecillos, Estuvieron representados a diario









Hacemos un inciso para cambiar un poco de tamaño y pasamos a los Córvidos. Visitantes asiduos del hide, fueron de los primeros en acercarse al agua, y desde el primer día Urracas, Cuervos, y Grajillas, usan y abusan del estanque.




Volviendo poco a poco al tamaño pequeño, Una Paloma bravía entro a beber entre las Urracas y al contrario de lo que pueda parecer, echó a todas a base de aletazos.


 Un poquito más pequeños, los Estorninos y los Mirlos acuden a beber y bañarse






Volviendo a las pequeñas aves, dos especies de Escribanos, el Escribano triguero, y el Escribano hortelano también son asiduos visitantes.





También los Mosquiteros nos visitan a diario, el Mosquitero común, y el Mosquitero musical





El Carbonero común no falta a ningún comedero ni bebedero que se precie, y aquí no podía ser menos.




He dejado para el final a una de nuestras aves más inquietas, la Tarabilla común, fueron las primeras en acudir al bebedero, y desde el primer día nunca ha fallado. Son varias las parejas que acuden con sus pollos a los que hemos ido viendo crecer.






Pero no solo las aves se han aprovechado del bebedero, ha habido otros visitantes muy especiales, y el ver beber a animales que estamos acostumbrados a observar haciendo "otras actividades" es todo un espectáculo.



Aunque sin duda este otro fue uno de los visitantes más especiales.




A la vista del resultado estamos seguros que este pequeño estanque ha supuesto una gran ayuda para ellos, lo que compensa el trabajo diario de acarreo de agua, y que seguiremos realizando hasta que comiencen las lluvias. En este tiempo esperaremos ver especies nuevas con los movimientos postnupciales, como ésta Tarabilla norteña que hizo un alto en su camino hacia tierras africanas y estuvo unos días entre nosotros acudiendo a beber y bañarse.





Esto ha sido todo y espero que os haya gustado. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario